miércoles, 6 de enero de 2010

Soy solo una línea en el mapa

Primer mundo, tercer mundo. Subdesarrollo, desarrollo. Pobreza, riqueza, un mundo dividido y millones de personas que quedan en el medio descorchando champagne y juntando esas mismas botellas. Trabajo, ocio, religión y ateísmo. Naturaleza, civilización, barbarie y la Cumbre de Copenhague. Comunismo, capitalismo; humildad y egocentrismo; dependencia\independencia laboral. Amor, desamor, viajes, océanos, continentes y países por cualquier lugar. Un mundo bellísimo y tan vasto por conocer que ni dos vidas serian suficientes, como dice Calamaro. Todo esto y más se me vino a la mente en 2009. Y como mente hay poca y dudas muchas, las conclusiones quedaron justamente inconclusas y los acertijos fueron más numerosos que los batmen y las mujeres maravilla (creo conocer a una), llenando, entonces, una Ciudad Gótica con cajas de pandora y decisiones circenses. Sin embargo, como una cosa no quita la otra, aprendí mucho, principalmente de mis errores -algo que siempre me identifico, creo- y cada vez siento con más fuerza qué es lo que quiero hacer y qué es lo que no quiero hacer. Trato -muchas veces infructuosamente- de llegar a alcanzar mi felicidad o al menos mi comodidad diaria. Sigo tratando de dejar atrás las cosas o situaciones o personas que me incomodan o me hacen daño, porque, justamente, son perjudiciales. Aprendí a dar mi opinión y me hicieron aprender posteriormente a cerrar la boca porque el silencio no es tiempo perdido. Comprendí ahí el inmenso ego que llevo puesto todo el día como pullover en pleno invierno, y además comprendí que el ego es lo que lleva a la mayoría de las discusiones, rupturas y conflictos entre los seres humanos. Ego que causó mucho daño y malestar en Tulum, del que ahora soy consciente pero que me es casi imposible manejar. Vencer en esta batalla creo que va a ser la prueba más ardua. Aprendí también que la evolución, el progreso y la búsqueda de cosas nuevas van a ser parte de mí siempre. Quedarme estancado en un lugar o en un estado de consciencia\opinión me será imposible, porque eso somos: evolución, ensayo y error. Para muestras basta un botón, y como dice Don Juan, vivir es llenarse de experiencias nuevas y, tratando de poner en práctica este enunciado, fue que crucé al viejo mundo. La rutina, por su parte, mata, desgasta y es cierto; por lo convencional, lo predecible y lo anodino que siempre resulta ser. Vivir es jugar, recrearse, escapar del día a día, sonreír, mirar el cielo, amar, compartir, y todo lo que se les cante agregar. Y como el tiempo que pasamos en este mundo lleno de infinitos mundotes y munditos dura menos que el pedo de una galaxia en pleno desarrollo, voy a tratar de no repetirme y de peinarme con raros peinados nuevos, porque ésa creo que es la única forma válida de sentir que todo vale la pena.


Atrás se quedó la idea de llegar hasta Alaska o Canadá por tierra. Atrás quedo el viaje en tierra también. Los objetivos geográficos se desvanecen (aunque me gustaría llegar a Tijuana este año, claro está) y dan paso al mapa mundi. Volver siempre está en mis planes -o debería decir en mis planetas-, aunque solo se hará concreto cuando yo sienta que es el momento conveniente de regresar y ver todo con estos ojos multicolores que me han crecido. (Debería ver menos y sentir más, pero la acción se hace inexorable en un mundo configurado casi exclusivamente para los ojos. Otro de los desafíos que quiero vencer es usar los otros cuatro sentidos con mayor frecuencia e importancia). También aprendí -debo decir que el peyote me hizo aprender- que si había alguna razón inconsciente dentro de mí para salir de viaje -además de los deseos medulares de viajar y conocer que siempre tuve- fue la de alejarme lo más posible de los míos y de mi ciudad para ser yo mismo, para no dejarme contaminar de opiniones y para impermeabilizar mi terraza con la fibra de vidrio más resistente marca "Cesar Pretelli". Creo que lo he logrado, con altibajos, como siempre, pero me parece que voy por el buen camino.


Caminante no hay camino se hace camino al andar me lo iba a estampar en una remera antes de salir. No pude, pero creo que fue el distintivo principal de estos dos años de locuras por Latinoamérica y ahora, por lo pronto, Inglaterra.


Un abrazo a todos de esta línea por Occidente, de esta línea que cree haber sentido (solo por algunos instantes) éso de que no somos imprescindibles -o importantes como otros prefieren llamarle-, de esta línea que entendió que somos iguales al árbol que tenemos como mesa, al perro del vecino que ladra y no nos deja ver fútbol de primera, al escarabajo que pisamos porque es feo, al yuyo adonde nos vamos a desnudar impetuosamente, al cocodrilo que hicimos cartera, al mosquito que nos contagió el dengue. Somos todos iguales, porque, al fin y al cabo, todos nos vamos a morir. Y por eso, más vale vivir ahora que esperar a la jubilación.

7 comentarios:

adal dijo...

hola hijo,

Realmente me alegra tu crecimiento, y que realmente sigas creciendo en tu vida, y que realmente logres tus sueños. Si realmente tomar distancia de las cosas o los problemas ayudan a ver las cosas con otras perspectivas pero el problema continúa por mas lejos que estemos siempre y cuando exista un problema, eso lo verás vos no sé.
Pero de todos modos ver otras cosas, mundos, gentes, etc. ayudan a cambiar la visión de las cosas.
Dios te acompañe y un gran abrazo

Tu papi

Ronix dijo...

Y uno se siente un punto. Pequeñísimo.
Antes de leer tu post, estaba leyendo sobre la Cumbre de Copenhagen, y me encontré con éste:

-------
Requiem, de Kurt Vonnegut Jr.

When the last living thing
has died on account of us,
how poetical it would be if Earth could say,
in a voice floating up,
perhaps from the floor of the Grand Canyon,
“It is done. People did not like it here.”
-------

No sé. Todo me pareció relacionado.
Un abrazo!
Pablo

Gustavo dijo...

Yo no entiendo nada... me voy 15 días a Brasil de vacaciones y me encuentro con un montón de cambios, entre ellos que Postrelli se nos va al viejo mundo. Un grosso Postrelli, siempre engancha la gambeta para el lado que menos te lo imaginás...
Ayer, estábamos viendo un partido NOB-Velez en la estación de 27 y Laprida, hoy, el pibe rumbea hacia Inglaterra, quien sabe con qué meta u objetivo.
Salud Postrelli! Que el 2010 te traiga aventuras, anécdotas que enriquezcan tu vida.

Saludos,

Gustavo

Anónimo dijo...

X-28 ACTIVADA! estoy por empezar a laburar, antes lei tu blog (je gracias por la ayudita) se puede decir q empieza un dia dif algo nuevo leerte me da ganas de robar la caja fuerte y llegar a lo de la reina madre, hacerte tac tac en el hombro con el dedo indice, y decirte... RECATATE GIL! jajajaja groso! agrandate q lo tenes permitido! pero OJO con el ego he? he?! HE?!
besossss!

Anónimo dijo...

je soy yo mechi

JuLi ..εïз dijo...

genial genial genial!!!!
me llegó esta entrada....
bravissimo!! ;)

alguien me dijjo flaquita ja dijo...

como me gusta esa linea en el mapa..